rock artículos-01En España el bacalao lo introdujeron los vascos, iban a pescar ballenas y dieron con este producto que lo traían seco y salado y dada su fácil conservación se convirtió en un artículo casi de lujo en la época. Más tarde cuando la iglesia impuso la cuaresma hizo que la economía vasca subiera como la espuma, el bacalao era una de las pocas cosas que se podían conservar sin refrigerar.

Actualmente podemos comprar el bacalao ya desalado y listo para cocinar, hasta hace pocos años teníamos que usar el método tradicional de sumergir el bacalao seco en agua durante 48 horas hasta que ya quedaba listo para comer, aun se puede comprar de las dos maneras y cualquiera es válida para la receta

Ingredientes:

  • 4 lomos de bacalao de unos 250 gr. cada uno.
  • 600 gr. de salsa de tomate casera
  • Pimiento rojo Harina Aceite de oliva

Preparación:

Secamos un poco con papel absorbente las tajadas y enharinamos, tendremos ya una sartén con el aceite caliente para freír las tajadas, un par de minutos por cada lado y reservamos.

Por otro lado vamos a cocinar la salsa, tan sencillo como cortar los pimientos en tiras y junto con el tomate, cocinarlos durante unos minutos para que los pimientos pierdan un puntito de dureza, podemos utilizar diferentes clases de pimientos, para mi gusto el pimiento najerano es el mejor, pero con un piquillo también disfrutaremos y este no tenemos problemas para encontrarlo, si queremos molestarnos más podemos asar nosotros el pimiento y mejorar la receta.

Solo nos queda juntar el bacalao con la salsa y cocinarla un poco, si lo cocinamos para comerlo al día siguiente mejor que mejor, es lo ideal, si no tenemos paciencia pues a disfrutar del bacalao.

 

¡Buen provecho!